background

Visitas guiadas

  1. Visitas guiadas al patrimonio
  2. Visitas guiadas medioambientales


Visitas guiadas al patrimonio

Si usted ha decidido pasar unos días de descanso en Adra, o sólo se encuentra entre nosotros por motivos profesionales, debe saber que está en uno de los municipios con mayor historia y tradición del sudeste peninsular.


Su intenso pasado cultural y su posición costera privilegiada le confieren una singular idiosincrasia, aglutinando diversidad de tradiciones, fiestas folclore y gastronomía, de la que estamos muy orgullosos y deseosos que comparta con nosotros. Por ello le proponemos que se acerque a la exposición del Museo de Adra que, con carácter permanente, trata de recrear la vida cotidiana de Adra en época romana. Muchos de los objetos aquí expuestos fueron rescatados del yacimiento arqueológico del Cerro de Montecristo, una elevación natural sobre el nivel del mar, donde se asentó la población de Abdera (actual Adra).



En este enclave se han realizado numerosas excavaciones. En la realizada en 1970 se hallaron casas púnicas (s IV a.C.) y restos de la época republicana romana, altoimperial y bajoimperial. En 1986 una nueva excavación documentó la ocupación fenicia. En la actualidad se trabaja para la valoración del yacimiento.



Itinerario por el patrimonio histórico de Adra:

Se inicia la visita en el Museo de Adra. En la segunda planta se encuentra una exposición permanente de piezas arqueológicas romanas procedentes del Cerro de Montecristo, asentamiento de la antigua Abdera. La primera acoge La Viva Historia de las Albuferas de Adra y la baja una colección de pintura almeriense del s. XIX y obra gráfica de artistas de la vanguardia, además de exposiciones temporales. A la salida del Museo de Adra, se sitúa la Plaza de San Sebastián, desde donde se puede apreciar el urbanismo y las casas de la familia Gnecco, buenos ejemplos de la arquitectura señorial dieciochesca de la comarca. Muy próxima se levanta la Ermita de San Sebastián (s. XVII-XVIII), con una interesante portada cargada de portada cargada de historia.



A escasos metros se localiza el Molino del Lugar, por el pago donde se ubica, al pie del cerro de Montecristo, junto al antiguo cauce del río. Construido hacia 1814, es sede de la sección etnográfica del Museo de Adra. Se visita las piletas para lavar grano, cubos, cárcavos (estos en el exterior) y sala de molienda.



Los abderitanos y visitantes pueden contemplar ya, junto al Molino de Lugar, un gran mural con imágenes, textos explicativos e infografías que hacen un recorrido por el pasado milenario de la ciudad de Adra. Se trata de un nuevo recurso visual que supone un paso mas dentro del proyecto de revalorización y modernización impulsado el Ayuntamiento de Adra para incrementar el valor turístico del entorno.



Continúa el recorrido a través de la calle Estrella, hasta la Plaza Vieja y el primitivo núcleo urbano de Adra en los s XVI y XVII.

En la Plaza Vieja, centro político y militar de Adra a lo largo de la Edad Moderna, está el monumento al músico abderitano Ángel Ortiz de Villajos Cano, introductor del charlestón en España.



En el entorno se encuentran restos del recinto amurallado de la villa: Torre de la Vela, torreón de Olvera y un importante lienzo de muralla que conserva el camino de ronda, troneras y saeteras.



En la Guerra Civil, como consecuencia de la caída de Málaga en 1937 y la proximidad del frente de batalla, los ataques aéreos se intensifican y comienza la construcción de refugios antibombardeos en Adra, siendo uno del más importante el que se excava debajo de la Plaza Ortiz de Villajos.



La Iglesia parroquial de la Inmaculada Concepción (s. XVI-XIX) es un magnífico ejemplo de la arquitectura barroca granadina y todavía conserva importantes rasgos de su configuración como iglesia-fortaleza. En su interior hallamos interesante muestras de la imaginería barroca granadina (Cristo de la Expiración, obra de Alonso de Mena y Escalante, 1623) y malagueña, además de una colección de orfebrería.


Desde el mirador de la Torre de los Perdigones, se observa el Centro de Interpretación de la Pesca que a su vez alberga la Oficina Municipal de Turismo.


Visitas guiadas medioambientales

Albuferas de Adra

Del patrimonio natural destacamos “las Albuferas de Adra”, calificadas y catalogadas por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, como Reserva Natural desde 1989, por su alta calidad ambiental. Se encuantran entre la desembocadura del Río Adra y los Llanos de Dalías, con facil acceso desde la N-340.


Es un humedal costero de gran importancia ecológica para las aves (área Ramsar) y zona de especial protección para las aves (ZEPA), que tiene su origen en el aislamiento de bahías litorales que se cerraron al mar por aportes sedimentarios, dando lugar a dos principales lagunas, la “Albufera Honda”y la “Albufera Nueva”


Su situación en un entorno semidesértico y rodeado de zonas de cultivo intensivo, contrasta con la relevancia y los valores naturales que presenta este espacio natural protegido.


Las Albuferas, además de contar con una variada población de aves residentes durante todo el año, y gracias a la presencia de aguas permanentes y suavidad climática, son consideras las más importantes de la provincia de Almería. Es de destacar su relevancia en los ciclos migratorios que establecen las aves entre los continentes europeo y africano. Dependiendo de la época, encontraremos diversas especies que las utilizan como zona de descanso, reproducción y para alimentarse.


Podemos identificar unas 140 especies diferentes, entre las que se halla el pato buceador (Malvasía cabeciblanca), amenazado mundialmente, y que usa las Albuferas para su hibernación y reproducción. También podemos encontrar el Ruiseñor bastardo, el Somormujo lavanco y el Fartet, pez endémico en peligro de extinción.